Croissant brioche con mascarpone

7.9.20

Entramos en la semana oficial de vuelta al cole, en Castilla y León empezamos el miércoles aunque ya se han tenido reuniones de protocolo Covid, de como se van a hacer las entradas y las salidas, y decir que me da un bajón que no puedo con ello.
Así que para hacer la semana más llevadera, y teniendo en cuenta que ya toca madrugar de verdad, he decidido compensar a mis peques con unos croissants, no son los auténticos,porque no son de masa hojaldrada con mucha mantequilla. Esta versión la hizo Isabel durante el confinamiento y ahí la tenia guardada para un buen momento, y este es el adecuado.



Están hechas con mascarpone, que es un tipo de queso crema pero muy graso así que para este tipo de masas le va genial. Es básicamente un brioche pero enrollado como croissant, los peques ayudan en la elaboración y luego les encanta comerlo, de hecho a veces hasta es difícil que se enfríen o incluso hacerles foto sin que aparezca una mano por ahí.
No son muy complicados, y aunque te queden feos porque no los has enrollado bien, de sabor te encantarán, palabra de brujita!!!.
Os dejo con la receta y ante cualquier duda, sabéis que me podéis escribir.

 

INGREDIENTES (8-10):
  • 350 gr harina de fuerza
  • 60 gr azúcar
  • 1 huevo
  • 50 gr mantequilla
  • 90 gr mascarpone
  • 100 gr leche templada
  • 10 gr levadura fresca 
  • pizca de sal
  • Cascara de limón
  • 1/2 vaina vainilla


PREPARACIÓN:
Ponemos en un cazo la leche con el limón y la vainilla a temperatura media para que infusione. Dejamos a temperar, colamos y disolvemos la levadura en ella.
En un bol ponemos la harina, el azúcar la pizca de sal, mezclamos. Añadimos el huevo, y la leche, mezclamos con las manos o usamos el gancho de la batidora. Incorporamos el queso y por último mantequilla en dados. Queremos una masa elástica y que no sea pegajosa. Una vez lista, ponemos en un bol ligeramente engrasado y tapamos con papel film.
Dejamos levar una hora o hasta que doble de tamaño.

Una vez lista, ponemos sobre la mesa y desgasificamos con los dedos, no hace falta amasar, con un rodillo estiramos la masa hasta tener un rectángulo, podemos cortar los bordes para tenerlo perfecto. Cortamos triángulos, saldrán unos 8-10 dependiendo un poco del tamaño, y enrollamos sobre si mismo, desde lo ancho hasta la punta. Así tendremos un croissant. Ponemos en una bandeja de horno con papel, tapamos y dejamos levar de nuevo.
Pincelamos con huevo y metemos en el horno precalentado a 170ºC durante unos 20-25 minutos, dependerá de hornos y del tamaño, queremos que estén doraditos.


Besines,


También puede gustarte

0 amig@s han dicho...

Muchas gracias por vuestra visita, el dedicarme un momento para dejar un comentario me hace mucha ilusión. Lo agradezco con mucho cariño.
Besines

En Facebook